«Nací para ser libre» – Nestora Salgado

Por obedecer a mi pueblo, rebelarme contra las autoridades y asumir el mandato de comandanta, el gobierno consideró que era un peligro.

Nota del EEC: Después de 17 meses de prisión y de una campaña nacional e internacional para su liberación, la presa política Nestora Salgado fue puesto en libertad el 18 de marzo, del Penal de Tepepan en la Ciudad de México, pocos días después de que fue publicado este ensayo. La comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, Salgado fue acusada de tres cargos de secuestro. Cuando se ampararon los cargos, el Estado interpuso tres cargos más por secuestro, robo y homicidio. Una vez más, los cargos fueron descartados por falta de pruebas.

Al salir de la prisión, fue recibida por decenas de policías comunitarios de Olinalá y otras comunidades de Guerrero. La entregaron un fusil y la dirigieron como comandante. Ella proclamó, «Vamos a seguir luchando para que no nos sigan reprimiendo. Si es necesario esto – muestra el fusil –, pues a esto vamos a llegar, pero no vamos a dejar que nos sigan pisoteando.» En una conferencia de prensa después, ella se comprometió a luchar por la libertad de los 500 presos políticos en México, en particular los encarcelados por ejercer sus funciones como policía comunitaria. Acompañada por miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco, por quienes resisten a la construcción de la presa La Parota en Guerrero, y familiares de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, inició el conteo de 1 a 43. «No represento a ningún partido político, sólo la lucha de mi pueblo,” dijo. “A veces me preguntan si no tengo miedo, y tengo miedo sí, pero voy a morir luchando por la dignidad de nuestro pueblo. No importa que tenga que hacer, voy a lograr la libertad de nuestros presos. En todas las luchas estaré presente, siempre que me necesite.»

Continuar leyendo ««Nací para ser libre» – Nestora Salgado»

La vida tras las rejas de Nestora Salgado, líder comunitaria

Nestora Salgado García habita un mundo oscuro con luz artificial. Pasa sin ver un rayo de sol hasta 15 días. Vive en prisión el castigo a su valentía.

Por Gloria Muñoz Ramírez
Desinformemonos
17 de marzo de 2014

Nestora Salgado García habita un mundo oscuro con luz artificial día y noche. Pasa sin ver un rayo de sol hasta 15 días. No tiene contacto físico con nadie, pues sólo se le permite un abrazo y no puede tocar a su hija ni a su hermana cuando la visitan. Y ni las celadoras le dirigen la palabra. En lugar de las cuatro horas de visita cada 12 días a las que tiene derecho, le dejan libres sólo dos horas y media, luego de que sus familiares pasan el viacrucis de las revisiones. No tiene el medicamento recomendado para el problema de columna que padece desde 12 años. Nestora vive en prisión el castigo a su valentía.

Continuar leyendo «La vida tras las rejas de Nestora Salgado, líder comunitaria»