A 5 años del triunfo popular

Por: Octavio Velez, Noticias. 14 de Junio de 2011.

A cinco años del 14 de junio del 2006, cuando la policía estatal intentó desalojar el plantón que profesores de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y miembros de organizaciones sociales habían instalado en el Centro Histórico, ni el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz ni el ex secretario general de Gobierno, Jorge Franco Vargas y sus ex colaboradores han sido castigados por violaciones de las garantías individuales como determinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El alto tribunal encontró responsables a Ruiz Ortiz, junto a los ex directores de la entonces policías Estatal Preventiva (PEE) y Ministerial del Estado (PME), Manuel Vera Salinas y Manuel Moreno Rivas, ambos tenientes de Navío de la Armada de México, por su presunta responsabilidad lisa y llana en los hechos, pero por obvias razones la Procuraduría General de Justicia no inició ninguna averiguación previa durante el anterior sexenio.

Incluso, Vera Salinas, después de los hechos, fue designado como director de Tránsito y posteriormente director de la Academia Policial del municipio de Benito Juárez, Quintana Roo.

En abril del año pasado, soldados del Ejército Mexicano descubrieron un centro de espionaje en esa municipalidad —conocida comúnmente como Cancún—, que era operado por Vera Salinas, quien fungía como coordinador de Seguridad de la oficina del edil con licencia Gregorio Sánchez Martínez, entonces precandidato a la gubernatura por PRD y PT. Pero tampoco fue detenido por estos hechos.

LAS CARAVANAS DE LA MUERTE

En el 2006, la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) acusó a Moreno Rivas de encabezar las llamadas «caravanas de la muerte» para asesinar y detener ilegalmente a sus simpatizantes.

Un año después, el Ejército Popular Revolucionario (EPR) culpó a Moreno Rivas de haber participado en la detención-desaparición forzada de sus compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

En el 2010, fue acusado por la ex secretaria del Transporte en el gobierno de José Murat Casab, Aurora López Acevedo, por presuntamente encabezar a un grupo de personas desconocidas que la secuestraron y la violaron.

El 14 de junio del 2006

El 14 de junio del 2006, la policía estatal intentó desalojar el plantón que profesores de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y miembros de organizaciones sociales habían instalado en el zócalo y en sus alrededores, pero fracasaron y así se originó el mayor conflicto político social de la entidad.

El entonces secretario general de Gobierno, Jorge Franco Vargas había apostado por el uso de la fuerza ante el rechazo de la Comisión Negociadora Ampliada de la Sección 22 del SNTE a los ofrecimientos de la administración estatal para la atención de su pliego petitorio.

Aproximadamente a las cuatro de la mañana, cientos de agentes de la Unidad Policial de Operaciones Especiales (UPOE) y elementos de línea de la entonces Policía Preventiva del Estado, así como de la ahora desaparecida Unidad Ministerial de Intervención Táctica (UMIT) de la Procuraduría General de Justicia y del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) del Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, salieron en convoy de sus cuarteles rumbo al centro de la ciudad.

Unos 30 minutos después, el entonces secretario general de la Sección 22 del SNTE, Enrique Rueda Pacheco dio el aviso de alerta máxima a las bases, a través de Radio Plantón y llamó a prepararse «para resistir la represión que está operando el gobierno estatal en una actitud irracional».

«Enfrentemos organizadamente esta embestida con la cabeza fría y el corazón ardiente. Preparen trapos o pañuelos, mójenlos con agua para resistir los gases lacrimógenos», llamó.

Unos cinco minutos después, los agentes, luego de asaltar el hotel del magisterio en la calle División Oriente, ingresaron al plantón por las calles de Bustamante, Las Casas, Armenta y López, Independencia, Hidalgo y Valdivieso, entre otras, para desalojar a por lo menos 40 mil trabajadores de la educación que ahí se encontraban. Los policías dispararon centenares de bombas de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes por diferentes arterias.

En las oficinas de la Sección 22 del SNTE, situada en la calle de Armenta y López, los agentes detuvieron a Eduardo Castellanos, Acelo Ruiz y Oziel Martínez, quienes transmitían en Radio Plantón, y confiscaron el equipo de transmisión. Mientras que en el hotel del magisterio, fueron arrestados el secretario de Escalafón del Comité Ejecutivo de la Sección 22 del SNTE, Roberto Pérez Gazga y al administrador del albergue, Miguel Bautista.

LA NARRACIÓN

Castellanos, todavía pudo hacer una narración del ingreso de los policías al edificio seccional. «Se oyen bombas, son las cinco de la mañana; los granaderos se acercan, están entrando al edificio para reprimirnos, se escucha la explosión de las granadas», alcanzó a decir para después cortarse la transmisión.

El entonces director general de Seguridad Pública del Estado, Manuel Vera Salinas dijo que elementos a su mando confiscaron cuatro rifles, tres de ellos Ak-47 o Cuerno de Chivo, y una mochila con explosivos en el hotel del magisterio.

UN CAMPO DE BATALLA

Sin embargo, unos 20 minutos después, ayudados por el pueblo, hombres y mujeres, jóvenes y adultos, los profesores se reagruparon y se enfrentaron con palos, varillas, tubos y piedras a los agentes en las esquinas de las calles de Independencia y 20 de Noviembre; Independencia y 5 de Mayo; Macedonio Alcalá y Morelos; Morelos y 20 de Noviembre; Morelos y 5 de Mayo; Bustamante y Guerrero; Flores Magón y Trujano, entre otras. Y así, Oaxaca, se convirtió en un campo de batalla.

Mientras los policías disparaban granadas de gas lacrimógeno y pimienta, los profesores —cubiertos del rostro con paños mojados— respondían con piedras o con los propios proyectiles que enrollaban en trapos o cobijas mojadas. Los trabajadores de la educación, enfrentaron a los policías entonando el Himno Nacional y su cántico «Venceremos».

Cerca de las 7:10 horas, los profesores empezaron a retener autobuses del servicio urbano para usarlos como proyectiles sobre las líneas de la policía establecidas en las esquinas.

Aproximadamente a las 7:45 horas, los 40 mil maestros se reagruparon casi en su totalidad y empezaron acorralar a los policías que conforme pasaron los minutos fueron replegados en la Alameda de León y en el Zócalo, debido a la carencia de más proyectiles de armas de fuego, esencialmente granadas de gas lacrimógeno. Policías en un helicóptero de la UPOE, sobrevolaron el Centro Histórico y dispararon granadas en múltiples ocasiones, pero aún así no pudieron derrotar a los maestros.

A eso de las 8:50 horas, los combatientes ya eran miles y procedieron a enfrentar la última batalla. Los policías, tuvieron que replegarse obligadamente y abandonaron el Zócalo por la calle de Bustamante, después de ofrecer su última defensa. Agentes de la UMIT, al verse acorralados, dispararon sus pistolas 38 y nueve milímetros en contra de los manifestantes sin que se reportara algún herido.

En su huída, ocho agentes de la UPOE y de la Policía Preventiva del Estado y fueron retenidos por los profesores. Todos, fueron golpeados, encadenados

—algunos desnudados— y quedaron bajo custodia en la Escuela Primaria Basilio Rojas, ubicada a dos cuadras del Zócalo.

En el repliegue, Margarito López Aragón, subdirector operativo de la Policía Ministerial del estado, también fue capturado y llevado al mismo plantel. Alrededor de las 9:20 horas, después de una cruenta batalla, los agentes entregaron la plaza ante la algarabía de los miles de maestros.

TRIUNFO POPULAR

14 de junio del 2006

4:00 horas Cientos de agentes de la UPOE, de la Policía Preventiva del Estado, de la Unidad Ministerial de Intervención Táctica (UMIT) de la Procuraduría General de Justicia y del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) del Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, salen en convoy de los cuarteles rumbo al centro de la ciudad.

4:30 horas El entonces secretario general de la Sección 22 del SNTE, Enrique Rueda Pacheco dio el aviso de alerta máxima a las bases, a través de Radio Plantón y llamó a prepararse «para resistir la represión».

4:35 Agentes asaltan el hotel del magisterio en la calle División Oriente, ingresan al plantón por las calles de Bustamante, Las Casas, Armenta y López, Independencia, Hidalgo y Valdivieso

Toman y detienen a quienes transmitían en Radio Plantón

5:00 horas Los profesores se reagrupan y enfrentan con palos, varillas, tubos y piedras a los agentes en las esquinas de las calles de Independencia y 20 de Noviembre; Independencia y 5 de Mayo; Macedonio Alcalá y Morelos; Morelos y 20 de Noviembre; Morelos y 5 de Mayo; Bustamante y Guerrero; Flores Magón y Trujano, entre otras.

Oaxaca se convierte en un campo de batalla

7:10 horas Los profesores retienen autobuses del servicio urbano para usarlos como proyectiles sobre las líneas de la policía

7:45 horas Los 40 mil maestros se reagruparon y empezaron acorralar a los policías que conforme pasaron los minutos fueron replegados en la Alameda de León y en el Zócalo

Policías en un helicóptero de la UPOE, sobrevolaron el Centro Histórico y dispararon granadas

8:50 horas Son miles los combatientes y proceden a enfrentar la última batalla

9:20 horas, la policía entrega la plaza y es tomada por profesores que permanecieron ahí por 4 meses hasta el 29 de octubre de 2006

MARCHA DE LA VICTORIA

El magisterio oaxaqueño recorrerá hoy más de 8 kilómetros, del crucero de Viguera, por la carretera 190 hasta la avenida Madero para seguir por Hidalgo para culminar en la Alameda de León y el Zócalo de Oaxaca de Juárez

Este artículo también está disponible en: Inglés

Share // Compartir