Sobre la paramilitarización, la desaparición, el fascismo, y la guerra civil

Por Simón Sedillo

Parece haber una gran confusión sobre el significado de estos cuatro conceptos y, aún más importante, sobre el significado de estas cuatro acciones. Es de vital importancia establecer parámetros informados a través de los cuales nosotros como pueblo podamos distinguir, analizar y organizarnos en torno a lo que es y lo que no es el paramilitarismo, la desaparición, el fascismo y la guerra civil.

Paramilitarismo

Ciertamente, se podría argumentar que la policía militarizada es una forma de paramilitarismo; sin embargo, en un contexto global es triste decirlo, pero la policía militarizada y el ejército que lleva a cabo tareas policiales se han convertido en la norma. No hay nada nuevo sobre las fuerzas policiales militarizadas, en el mundo y en todo Estados Unidos. Sin embargo, el paramilitarismo experimentado en todo el mundo tiene funciones, estrategias, raíces e intenciones específicas.

Una de las funciones centrales del paramilitarismo es llevar a cabo «atrocidades negables»; es decir, el propósito principal del paramilitarismo es llevar a cabo atrocidades contra una población civil de tal manera que los gobiernos, la policía o los militares puedan negar su participación y/o responsabilidad por las atrocidades llevadas a cabo por el grupo paramilitar en cuestión.

Los paramilitares son entidades armadas no oficiales que reciben capacitación, financiamiento y apoyo o simplemente reciben impunidad de entidades oficiales para facilitar el uso de la violencia para llevar a cabo objetivos sociales, políticos o económicos contra una población civil, objetivo que se considera una variable desechable en la ecuación.

Esto NO es lo que está sucediendo en Portland. Las atrocidades que están llevando a cabo las fuerzas de la policía federal que estamos viendo en Portland y que estamos a punto de ver en todo el país bajo las órdenes de Trump, no son de ninguna manera negables. Estas atrocidades se atribuyen a un grupo específico de fuerzas policiales oficiales que funcionan bajo las órdenes directas y la supervisión del gobierno federal. No existe una negación plausible sobre ninguna de las actividades que llevan a cabo.

Otra función clave de los paramilitares sería llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales, es decir, ejecuciones realizadas sin absolutamente ningún proceso judicial. Los asesinatos y las masacres son significantes del paramilitarismo, y hay toda una era de la historia latinoamericana dedicada al paramilitarismo, masacres, ejecuciones extrajudiciales, tortura y desapariciones reales de disidentes políticos. Esta era se conoce como la «Era de la Guerra Sucia». Ahora es importante tener en cuenta que durante la era de la guerra sucia no solo las fuerzas paramilitares llevaron a cabo masacres, ejecuciones extrajudiciales, tortura y desapariciones reales, sino que también la policía y el ejército llevaron a cabo estas atrocidades.

Los militares y la policía secreta de la DINA de Augusto Pinochet secuestraron, torturaron, violaron, desaparecieron, asesinaron y masacraron a disidentes políticos de manera oficial con el conocimiento del gobierno de EE.UU. y los intereses corporativos de EE.UU. en Chile.

El General Efraín Ríos Montt en Guatemala usó su ejército para masacrar a miles de disidentes políticos durante la era de la guerra sucia en ese país.

El Batallón Atlacatl del ejército salvadoreño asesinó extrajudicialmente a cuatro monjas estadounidenses, un arzobispo, seis sacerdotes y miles de disidentes políticos.

La lista en toda América Latina sigue y sigue, pero es importante tener en cuenta que la DINA de Pinochet, el propio Efraín Ríos Montt y los oficiales al mando del Batallón Atlacatl recibieron capacitación en la entonces Escuela de Las Americas del Ejército de EE. UU. o SOA por sus siglas en ingles. Estas historias son las raíces latinoamericanas de la subcontratación estadounidense del terror patrocinado por el Estado.

Hoy, la SOA continúa entrenando a los ejércitos latinoamericanos, pero ha intentado ocultar su brutal y criminal historia al cambiar su nombre al Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de Seguridad. Actualmente se encuentra en Fort Benning en Columbus, Georgia.

El Ejército de los EE.UU. ha llevado a cabo innegables atrocidades en suelo estadounidense al llevar a cabo la tortura, el secuestro, la violación, el asesinato, la masacre, y el genocidio de los pueblos originarios del territorio. De alguna manera, este hecho atroz y la fundación de los EE. UU. son constantemente ignorados y omitidos de cualquier tipo de historia oficial.

El Ejército de los Estados Unidos está llevando a cabo innegables atrocidades en todo el mundo, no en nombre de la libertad, sino obviamente en nombre de los intereses políticos y económicos para la dominación global y la extracción de recursos naturales.

Dentro de los Estados Unidos, su gobierno lleva a cabo ejecuciones extrajudiciales sobre bases oficiales e innegables a través del uso desproporcionado de la fuerza letal contra personas negras desarmadas, personas de color no negras y personas nativas. Estas ejecuciones continúan y es precisamente de lo que se trata este movimiento para abolir la policía en Estados Unidos.

El paramilitarismo es un fenómeno completamente diferente. Milicias nacionalistas blancas armadas que hacen demostraciones flagrantes de la fuerza armada en las calles de Estados Unidos; eso es paramilitarismo. La policía de Chicago y Cicero que recluta a las pandillas latinas a usar la violencia contra los manifestantes negros; eso es paramilitarismo. Las 26 personas asesinadas por vigilantes civiles armados en Oaxaca, México, en 2006 durante un levantamiento popular de seis meses; eso es paramilitarismo. Es importante llamarlo como es, porque cuando sucede, es importante poder distinguir, analizar y organizar para resistirlo.

Desapariciones

Una de las atrocidades innegables llevadas a cabo por estos paramilitares no oficiales y las fuerzas gubernamentales oficiales durante la era de la guerra sucia fue la estrategia muy específica y vergonzosa de la desaparición sistemática de los disidentes políticos. Ellos serían detenidos sin ningún tipo de proceso judicial, para nunca más ser vistos.

Algunos de los desaparecidos terminaron en prisiones secretas o campos de concentración (a veces durante años) sin absolutamente ningún papeleo, sin sistema de rastreo, sin acceso a abogados, y absolutamente ninguna forma de ser encontrados por miembros de la familia o camaradas. Miles de otros fueron desaparecidos permanentemente, sin ningún rastro de ellos o sus cuerpos. Entonces, cuando hablamos de desapariciones, de ninguna manera son temporales. Las desapariciones son permanentes, y definitivamente no por 24-48 horas.

October 2nd, 1968 Tlatelolco massacre by military in Mexico city

Las desapariciones son actos de terror no destinados a los desaparecidos. Las desapariciones son actos de terror destinados a los que quedan atrás. Las desapariciones están destinadas a aterrorizar a comunidades enteras, si no a países enteros, en sumisión y en silencio. Las desapariciones se tratan de controlar poblaciones enteras con miedo.

Aunque la «desaparición» temporal de manifestantes en Portland puede ser aterradora para la gente común y corriente, específicamente de esa comunidad, y para activistas y organizadores en todo el país, estas desapariciones no son permanentes y, por lo tanto, no pueden clasificarse como desapariciones.

Tienen que dejar de llamar a estas detenciones desapariciones, para que cuando las desapariciones reales comiencen a suceder, nadie pueda acusarnos de exagerar.
Los nativos en los EE.UU. representan el 1.3 por ciento de la población; sin embargo, en 2019, según statista.com, hubo 10,447 nativos desaparecidos que representan el 1.82% de la población total desaparecida. Los negros representan el 13.4 por ciento de la población de EE.UU., pero en 2019 había 205,802 miembros desaparecidos de sus comunidades en los EE.UU., lo que representa el 35% de la población total desaparecida. Los blancos no hispanos representan el 63.4 por ciento de la población y tenían 359,768 personas desaparecidas en 2019, lo que representa el 62.45% de la población total desaparecida.

Según la publicación The Montgomery Advertiser, el 18 de diciembre de 2019, de las 613,000 personas estimadas reportadas como desaparecidas en los EE. UU. … alrededor del 60% eran personas de color, con 64,000 mujeres y niñas negras desaparecidas.

Según un informe de 2019 del Urban Indian Health Institute, había 5712 mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas en los EE. UU., mientras que solo 116 estaban registradas en la base de datos del Departamento de Justicia.

Image By Sarah Whalen-Lunn

La desproporción de estas desapariciones reales de ciudadanos estadounidenses es asombrosa. Cuando se trata de la población hispana o latina nativa y las comunidades hawaianas o isleñas del Pacífico, los números no son concluyentes debido a la falta general de seguimiento por parte de cualquier entidad oficial.

En este momento, miles de niños detenidos porque sus familias fueron detenidas simplemente por ser indocumentados están siendo trasladados de un sitio negro a otro de tal manera que rápidamente se vuelven imposibles de rastrear. Esta situación ha llevado a desapariciones reales y tiene una gran potencialidad para muchas más desapariciones reales.

Una mirada al sur. Para formar una perspectiva contemporánea del militarismo, el paramilitarismo, las ejecuciones extrajudiciales y la desaparición, es indispensable recurrir a México, el vecino más cercano al sur de los EE.UU., para obtener algunos de los números más atroces de la historia mundial reciente.

Comencemos con el Ejército Mexicano. Según un artículo del New York Times de fecha 26 de mayo de 2016, mientras que los militares en operaciones de combate en todo el mundo tienen una tasa de asesinatos promedio de un muerto por cada cuatro heridos, el Ejército Mexicano mata a ocho personas por cada persona herido, y la Marina Mexicana mata a 30 personas por cada persona herido. La gran mayoría de estas ejecuciones son, de hecho, extrajudiciales, y rara vez se investigan.

El Ejército Mexicano solamente es utilizado para la defensa interna, y no para proteger a la nación de una especie de agresor o invasión extranjera. Desde los años 50, el ejército ha estado acosando constantemente la población civil, primero bajo la supuestas intervenciones anticomunistas, luego a través de supuestos esfuerzos antiterroristas, y ahora más recientemente dentro de la llamada guerra contra las drogas.

El 11 de mayo de 2020, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, o AMLO, otorgó a las fuerzas armadas mexicanas obligaciones permanentes de seguridad pública otorgadas hasta 2024. Como presidente, también creó una nueva fuerza de policía militar conocida como la Guardia Nacional o GN. El comandante de la GN, el general Luis Rodríguez Bucio, se graduó de la Escuela de las Américas del Ejército de los Estados Unidos de América.

En los últimos 10 años, México ha visto más de 200,000 asesinatos, lo que equivale a un asesinato cada 23 minutos. Aunque la mayoría de los asesinatos se descartan como víctimas de la guerra contra el narco, se investiga menos del 5%. Uno tiene un 95% de posibilidades de evitar castigo por un asesinato en México. Aunque el principal culpable de los asesinatos es de hecho el crimen organizado, cada vez es más claro que los carteles funcionan como fuerzas paramilitares de facto, si no intencionales, para el control social, político y económico de la población mexicana a fin de garantizar la seguridad política y económica y los intereses por la extracción de recursos transnacionales, la explotación laboral y las expropiaciones de tierras indígenas.

Mientras que el neoliberalismo en toda América Latina ha funcionado a través de un modelo económico político militar neoliberal, el neoliberalismo en México se ha convertido en una economía política narco-paramilitar.

Oficialmente, México reporta 73,201 personas desaparecidas entre 1964 y 2020, más de 40,000 de ellas solo desde 2006, aunque el número es ciertamente mayor debido a la falta de denuncias, la falta de informes de desapariciones de inmigrantes indocumentados de América Central y del Sur, y la manipulación de estadísticas por parte del estado. De todas maneras, con estos números oficiales, aproximadamente 7 personas desaparecen todos los días en México.

Países como Honduras y El Salvador en América Central están sobrepasando las estadísticas de asesinatos y desapariciones en México a tasas alarmantes. Es por eso que la política exterior de EE. UU. y la política de inmigración para ciudadanos de estos países a los EE. UU. sólo está agregando insulto a la atrocidad tras atrocidad.

El efecto aterrador de separar a los niños de las familias detenidas por cruzar a los Estados Unidos sin la documentación adecuada, la detención prolongada de estos niños con unos de tan solo 4 meses de edad, el encarcelamiento y la criminalización de familias que huyen de la violencia patrocinada por el estado propagada principalmente por militares y políticas estadounidenses son solo algunas de estas atrocidades innegables.

Las personas de la población indocumentada, los miembros de la población de personas negras y no negras de color y los nativos se han enfrentado consistentemente a detenciones arbitrarias por parte de las fuerzas policiales locales, estatales y federales militarizadas, tanto en vehículos con y sin insignia como uniformados o no uniformados, a través de todo Estados Unidos por décadas.

Ya sea la militarizada Patrulla Fronteriza a través de la frontera México / Estados Unidos; las redadas de ICE en todo el país; los detectives en el sur del Bronx; los levantones policiacos en Filadelfia, Oakland o Detroit; o policías confabulados con el crimen organizado en Chicago, lo que está sucediendo en Portland no es absolutamente nada en comparación con esta realidad diaria para las comunidades no blancas en los Estados Unidos.

El nuevo despliegue de fuerzas de policías militarizados federales a centros urbanos en todo el país afectará desproporcionadamente a las comunidades nativas, de color negras y no negras en estas ciudades.

Fascismo

Aunque toda esta información puede ayudar a obtener una perspectiva crítica muy necesaria sobre el militarismo, el paramilitarismo, las desapariciones, las detenciones y las ejecuciones extrajudiciales, no hay dudas sobre el hecho de que Estados Unidos está cayendo en un espiral del fascismo.

Si bien Trump no es de ninguna manera el primer y único presidente fascista de Estados Unidos, como afirma erróneamente el candidato presidencial Joe Biden, lo que Trump ha hecho y está haciendo es extremadamente alarmante, peligroso y aún sin precedentes. Todo el planeta está mirando con absoluta incredulidad.

Sí, la invasión de las ciudades de los EE.UU. por fuerzas de policía federales militarizadas no identificables en medio de un año de elecciones presidenciales para aplastar los derechos de la primera enmienda de la constitución a la libertad de expresión y prensa es psicótica, sociópata y absolutamente aterradora.

Sí, el uso de simbología nazi, mensajes codificados, fanfarrias nacionalistas blancas y mensajes claramente fascistas en los materiales de campaña, manifestaciones y tuits de Trump es absolutamente escalofriante.

Sí, la creciente actividad de los grupos paramilitares nacionalistas blancos armados en todo el país con absoluta impunidad, que es una cola que hace girar a la nación hacia un territorio fascista desconocido que parece empeorar cada vez que el presidente abre la boca es horrible.
Trump declarando en la televisión nacional que puede considerar no abandonar el cargo si no es elegido, o incluso suspender las elecciones presidenciales por completo, es abominable.

Sí, el hecho de que el FBI haya identificado tendencias en el nacionalismo blanco en la policía local, estatal, federal y las fuerzas militares de los Estados Unidos es asombroso.

Sin embargo, el hecho de que Estados Unidos ha estado enseñando y exportando paramilitarismo, desaparición y fascismo durante décadas ya no se debe ignorar.

El hecho de que EE.UU. se fundó con el robo de tierras nativas y con el secuestro, la esclavitud, la violación, la tortura, el asesinato y el genocidio de personas negras y nativas tampoco debe olvidarse.

Y el hecho de que las fuerzas policiales modernas de Estados Unidos tengan raíces en este robo, secuestro, esclavitud, violación, tortura, asesinato y genocidio es la razón por la que los estadounidenses se manifiestan masivamente hoy.

Freddie Gray Rebelion 2015

Guerra civil

Según Wikipedia, “una guerra civil, es una guerra entre grupos organizados dentro del mismo estado o país. El objetivo de un lado puede ser tomar el control del país o una región, lograr la independencia de una región o cambiar las políticas gubernamentales». Ahora esa es una definición muy amplia, pero para los propósitos de esta discusión es un buen punto de partida.

También según Wikipedia,
“James Fearon, un profesor de las guerras civiles en la Universidad de Stanford, define una guerra civil como ‘un conflicto violento dentro de un país peleado por grupos organizados que apuntan a tomar el poder en el centro o en una región, o cambiar las políticas del gobierno.’ La intensidad a la que un disturbio civil se convierte en una guerra civil es cuestionada por varios académicos. Algunos politólogos definen una guerra civil como tener más de 1,000 bajas, mientras que otros especifican que al menos 100 deben venir de cada lado».

El Comité Internacional de la Cruz Roja tiene una lista de criterios mucho más detallada y específica para las guerras civiles.

Dicho todo esto, Estados Unidos ha estado en un constante estado de guerra contra los nativos originales de esta tierra. Se podría argumentar razonablemente que EE.UU. también ha estado en un estado constante de guerra civil y que para la comunidad negra y las personas de color no negras ha habido un perpetuo sentido de guerra civil a lo largo de la historia de EE.UU., que es anterior a la reconocida Guerra Civil de EE.UU. y continúa hasta el día de hoy.

Los asesinatos políticos de Medgar Evers, Martin Luther King Jr., Malcolm X, Fred Hampton, por mencionar algunos algunos líderes negros, así como los de John F. Kennedy y Robert F. Kennedy, y los disturbios civiles posteriores podrían interpretarse como identificadores adicionales de esta continua guerra civil.

La transición de la esclavitud al complejo industrial penitenciario ha demostrado ser una continuación de la esclavitud, y es sistemáticamente devastadora para la comunidad negra.

Ciertamente, los historiadores marcarán el 26 de mayo de 2020, el inicio del levantamiento de Minneapolis para George Floyd como un punto de inflexión en la historia de los Estados Unidos, donde grupos organizados de personas comenzaron a luchar por un cambio radical en las políticas gubernamentales. Sin embargo, a medida que rastreamos las historia de levantamientos en contra de la brutalidad policiaca, tenemos muchas fechas importantes para incluir, como el 28 de mayo de 2020 para Breonna Taylor, y el 25 de abril de 2015 en Baltimore para Freddie Gray, y el 10 de agosto de 2014 en Ferguson para Michael Brown, y el 8 de enero de 2009 en Oakland para Oscar Grant, y el 29 de abril de 1992 en Los Ángeles para Rodney King y así sucesivamente y muchos más no mencionados entre-medio.

Para los nativos, la comunidad negra y las personas de color no negras, la guerra y la guerra civil han sido una constante absoluta.

Aunque este país está claramente en guerra consigo mismo, y lo que ha estado sucediendo en Portland en particular es bastante espectacular y sin precedentes para esa comunidad y comunidades de demografía similar, tenemos que tener en cuenta el hecho de que todo esto ya ha estado sucediendo mucho antes de Trump y ha estado afectando a miembros de nuestras comunidades negras, nativas y no negras de color que han estado resistiendo en la oscuridad y el olvido absoluto.

Es muy importante señalar que el Departamento de Seguridad Nacional DHS no es la policía de Trump. Fue creado por George W. Bush el 22 de septiembre de 2001. También es importante señalar que la llamada «ampliación de directiva» de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, la agencia de Inmigración y Control de Aduanas y los Alguaciles federales de EEUU. tampoco comienzaron con Donald Trump. Bush y Obama jugaron papeles importantes en la expansión de las responsabilidades, roles y autoridad de cada una de estas agencias.

Ya sea que la guerra civil haya estado en curso o que estamos al borde de una nueva guerra civil, ciertamente está en discusión y es una conversación extremadamente importante, pero los indicadores de una guerra civil como el paramilitarismo, la desaparición y el fascismo deben ser monitoreados, tabulados, y reconocidos de manera constante para resistirlos de manera más efectiva en su raíz.

Dicho todo esto, bienvenido al resto del mundo Portland. Eres bienvenido aquí, y estamos muy orgullosos de ti por estar al frente. Y por favor, de ninguna manera, por favor, no dejes de pelear, pero tampoco confundas tu experiencia con la realidad que tantos otros ya han estado resistiendo, peleando y sobreviviendo durante mucho, mucho tiempo.

Simón Sedillo ha enseñado geopolítica y economía política en los Estados Unidos y México durante los últimos 15 años. Simón tiene un creciente archivo de talleres, conferencias, artículos y documentales sobre los efectos y la resistencia comunitaria al neoliberalismo, el militarismo, la paramilitarización y la supremacía blanca.

Este artículo también está disponible en: Inglés