Policía abre fuego contra normalistas en Michoacán, uno herido de gravedad

Al hostigamiento y represión del normalismo, sea en Michoacán, Aguascalientes o cualquiera que sea la geografía en la cual tienen su sede, la escalada de violencia hacia la protesta social es evidente.

El activismo rural por normalistas nuevamente vuelve a ser objeto de represión armada por parte del Estado mexicano. Este miércoles, el 21 de junio, estudiantes de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” de Tiripetío, Michoacán fueron brutalmente reprimidos por el Grupo de Operaciones Especiales (GOES), donde detuvo, golpeó y disparó contra jóvenes normalistas hiriendo de gravedad a Gael Solorio a quien le entró una bala en la cabeza. Su estado de salud se reporta como crítico.

Los estudiantes de la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga de Tiripetío informaron que “elementos de la Policía de Michoacán se introdujeron a las instalaciones de la escuela mientras jóvenes de cuarto grado realizaban actividades de brigadeo, situación que los jóvenes impidieron por lo que la policía disparó, uno de sus objetivos fue una camioneta blanca en la que jóvenes circulaban por el pueblo, con lo cual hirieron en la cabeza al joven Gael que se encuentra en estado de gravedad”.

En un comunicado, informa el periódico La Jornada, los normalistas aseguraron que los uniformados entraron a las instalaciones de la normal, ubicada a 254 kilómetros de Morelia, realizando disparos. “Compañeros les estamos informando como los normalistas de Tiripetío están siendo agredidos en estos momentos. Un normalista llamado Gael Solorio al parecer le dieron un balazo en la cara y se lo llevaron gravemente herido…”. Dieron a conocer también que un estudiante fue golpeado y detenido ante las miradas indignadas de la comunidad.

En entrevista telefónica con La Jornada, un normalista que presenció lo sucedido narró que se manifestaban en las vías del tren para pedir a las autoridades estatales el pago de la beca estatal correspondiente a los meses de mayo y junio, que es de mil pesos por alumno.

En ese momento, llegó un grupo de policías estatales y federales, los estudiantes optaron por retirarse de manera pacífica hacia el plantel. Minutos después, a la Normal de Tiripetío llegaron por lo menos 60 uniformados en varias camionetas, donde golpearon y detuvieron a varios alumnos. Reportan entre tres y cinco desaparecidos.

En una conferencia de prensa el 23 de junio, los normalistas rechazaron la versión de los hechos presentado por el gobierno para justificar la represión. Ellos aclararon que en ningún momento habían estado bloqueando carreteras o quemando camiones. De hecho, cuando personas desconocidas incendiaron los camiones, todos estaban atendiendo a Gael Solorio, el estudiante gravemente herido, que aclararon ha recibido un disparo en la cabeza con una bala de arma de fuego y no con una granada de gas lacrimógeno o una bala de goma como aseguró el gobierno.

Los estudiantes solicitaron la solidaridad de la población y los medios para difundir la agresión de la que estaban siendo objeto. La Sección sindical 22 de Oaxaca se manifestó en repudio de la agresión y exigió al ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, detener la embestida contra las normales rurales.

La Escuela Normal Rural “Mactumactzá” repudió los hechos violentos responzabilizando a los tres niveles de gobierno “por los problemas y daños que puedan repercutir en la integridad de nuestros compañeros”. Asimismo, exigieron la renuncia inmediata del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, a quien calificaron como terrorista; del secretario de seguridad pública Juan Bernardo Corono y de Juan Carlos Arriera “por ser los responsables intelectuales y materiales de la represión contra el movimiento normalista en Michoacán”, así como la libertad de sus compañeros detenidos y el pago de los recursos que por derecho les corresponde.

La semana pasada, el gobernador Aureoles señaló: “espero que después de la garrotiza que les pusieron por allá en Aguascalientes que también le piensen un poco”. Lo anterior después de que estudiantes michoacanos sufrieran una agresión policíaca en esa entidad federativa cuando se disponían a regresar a su estado después de apoyar a sus compañeras normalistas en sus demandas.

No es un caso aislado, el cinismo y la voluntad represiva de Aureoles hacia el normalismo y el movimiento magisterial ha sido una de sus características de su cuestionada administración. A lo anterior se le suma la brutal represión al pueblo de Arantepacua, en la cual polícias asesinaron a cuatro pobladores, entre ellos un estudiante del primer año de bachillerato.

Al hostigamiento y represión del normalismo, sea en Michoacán, Aguascalientes o cualquiera que sea la geografía en la cual tienen su sede, la escalada de violencia hacia la protesta social es evidente. El día de ayer, docentes de la Sección sindical 40 de la AED-CNTE fueron reprimidos, perseguidos, golpeados y detenidos por la policía del gobierno “verde” que encabeza Manuel Velasco Coello. Como es evidente, las respuestas, las formas y los métodos del gobierno hacia el movimiento social en entidades donde gobierna la “izquierda” institucional no cambia en nada en lugares donde “los ecologistas” ejercen el poder.

Información compilada desde los reportes de Pozol Colectivo, Desinformémonos, y Radio Zapote.

Este artículo también está disponible en: Inglés

URL corto:   https://elenemigocomun.net/es/?p=18041

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *